co.adopte.app

co.adopte.app

¿Qué es el quiet quitting en una relación?

Seguro has escuchado hablar de esta nueva tendencia, surgida en Estados Unidos y que ha ganado popularidad en el mundo, gracias a las redes sociales, TikTok en particular. Inicialmente, el término quiet quitting se utilizó en el contexto del trabajo y el ámbito profesional, pero muy pronto se trasladó a la vida privada, incluyendo las relaciones. 

En adopte, decidimos examinar más de cerca este nuevo fenómeno, para explicarte qué es, por qué puede ser peligroso y cómo afrontarlo. Sigue leyendo.

¿Qué es la quiet quitting?

El quiet quitting, también conocido como quiet dumping, es un término relativamente nuevo, que puede traducirse como renuncia silenciosa y que, de hecho, implica alejarse en silencio de aquello en lo que previamente se ha estado muy involucrado.

Curiosamente, la renuncia silenciosa no sólo se observa en el ámbito laboral, sino también en la vida privada. En este último caso, afecta sobre todo a las personas que mantienen relaciones duraderas.

¿Cómo ve en la práctica?

Las personas en el trabajo no renuncian inmediatamente, sino que optan por hacer lo que se les exige, lo que está escrito en su contrato. No hacen horas extras, no se implican emocionalmente y ni consultan su mail profesional en su tiempo libre. En otras palabras, intentan mantener el llamado equilibrio vida-trabajo.

Aunque a primera vista esto parece un enfoque saludable, cuando trasladamos este comportamiento al ámbito de las relaciones la cosa se pone mucho más seria.

Quiet quitting en una relación

Retirarse sin dar lugar a la confrontación: en pocas palabras así es cómo puede describirse este fenómeno. Antes de que se tome la decisión de romper, la persona que lo practica deja poco a poco de implicarse, involucrándose cada día menos en la relación, limitándose finalmente a dar el mínimo.

En este caso, no se puede acusar a la persona que recurre a la renuncia silenciosa de abandonar totalmente la relación. Ocurre progresivamente, la pareja o el compañero deja de interesarse y comienza a retirarse emocionalmente de forma gradual.

Quiet quitting vs ghosting

Podemos asociar la renuncia silenciosa con otra forma similar de terminar una relación, el ghosting. En este caso, la persona que lo practica deja de responder a las llamadas, ignora los mensajes de texto, no se presenta o cancela las citas. Sin embargo, a diferencia del ghosting, el quiet dumping suele darse en relaciones más avanzadas e incluso que han durado años. Y, en este caso, el contacto no se interrumpe bruscamente.

¿Por qué el quiet quitting es tan peligroso? Pues bien, la persona que lo utiliza no declara abiertamente su deseo de poner fin a la relación. Si no que traslada la responsabilidad de la ruptura a la otra parte, que tarde o temprano descubrirá que la relación ya no satisface las necesidades de quien se aleja.

¿Cómo afrontar el quiet quitting?

Para la persona abandonada, el quiet dumping es extremadamente agotador, emocionalmente hablando. Ya que puede creer que la crisis va o puede superarse. Mientras que la otra parte ya ha tomado la decisión de poner fin a la relación, incluso inconscientemente. Sin decir nada.

La única solución para salir de este callejón sin salida es mantener una conversación franca y larga en pareja. Compartir sus sentimientos con él o ella no sólo te aliviará, sino que te permitirá establecer un plan de acción conjunto: definir la causa de los problemas y decidir si salvar la relación o ponerle fin.

back to top