co.adopte.app

co.adopte.app

¿Cómo practicar el amor propio en Navidad?

La Navidad se acerca y con ella un estresante período de preparativos, en el cual es más fácil olvidarnos de nosotros mismos, perdiéndonos en el intento de que todo sea perfecto. Pero, ¿cómo evitarlo? Parafraseando uno de los mayores éxitos navideños de la historia encontramos la respuesta, Todo lo que necesitas para Navidad es... ¡AMOR PROPIO! 

¡Sí, justo eso! En adopte hemos decidido reunir algunos consejos para que te cuides, te pongas en primer lugar y simplemente disfrutes de ti en estas fechas. ¿Lista? ¡Allá vamos!

Date espacio

Una de las cosas más importantes que hay que recordar es que debes permitirte sentir y sobre todo escucharte. Identifica lo que necesitas o te hace falta. Date el espacio necesario para ser tú misma, para estar bien y para satisfacer tus necesidades, priorizándote y no a los demás. En este periodo solemos hacer todo lo contrario.

Expresa gratitud

Es muy fácil ver solo lo negativo cuando no nos sentimos bien, pero al expresar gratitud podemos traer pensamientos positivos a nuestras vidas. Ser agradecidos nos hace sentir bien, desafiándonos a generar y compartir un momento de alegría. Prueba una de estas opciones: antes de acostarte, analiza tu día y algo lindo que hayas vivido, o empieza cada día escribiendo una lista de cinco cosas por las que estés agradecida.

Sé voluntario

Dar genera un impacto positivo en nuestra salud mental. ¡Está científicamente comprobado! Cuando ayudamos y hacemos desinteresadamente algo por los demás, simplemente nos sentimos mejor. Durante las fiestas, hay muchos lugares y oportunidades para dar apoyo, compartiendo tu tiempo con quienes carecen de afecto.

Sé amable contigo misma

Tú también te lo mereces, ¡no lo olvides! Cuando antepones tus necesidades, aunque en ocasiones pueda parecer incómodo, en realidad te estás cuidando. Permítete experimentar alegría y bienestar. Empieza con cosas pequeñas: da un paseo por tu barrio favorito, prepara tu postre preferido, lee un libro. En otras palabras, dedícate tiempo de calidad, no te arrepentirás.

Permítete pedir ayuda

Todos hemos pasado o estamos pasando por momentos difíciles. Pero, no estamos solos, hay gente que puede acompañarnos y ayudarnos a superar esos momentos. Pedir ayuda puede parecer intimidante o vergonzoso, pero no lo es. Ser capaz de obtener apoyo demuestra tu fortaleza como persona. Hablando de las fiestas, específicamente, recuerda que no todo tiene que estar perfecta y minuciosamente preparado, sobre todo si para lograrlo vas a pagarlo con tu salud mental. Ninguna cena decembrina merece esta pena. Lo importante es pasar un momento agradable con la gente que quieres.

La Navidad es una época mágica, pero para que lo sea, ¡debes estar tú primero! Regálate lo más bonito, amor propio, y cuídalo cada día, en cualquier época del año.

back to top